sobrenatural 2

Hacia una Marca Personal «Sobrenatural»

Así se cambia el mundo, empezando por transformarse a uno mismo

Joe Dispenza

Recientemente he terminado la lectura del último libro del  profesor e investigador especializado en Neurología, Neurociencia, Bioquímica y Bilogía celular, Joe Dispenza, bajo el sorprendente título “Sobrenatural. Gente corriente haciendo cosas extraordinarias”.

Como en el caso de sus libros anteriores, el autor  une  el conocimiento sobre los procesos biológicos  del cuerpo (a nivel bioquímico, celular… sobre todo del sistema nervioso) con los  últimos avances de la Neurociencia, la Epigenética, la Neuroendocrinología…e incluso de la Física Cuántica. Incluye, además, multitud de relatos de personas comunes que han logrado grandes transformaciones en su vida siguiendo, consciente o inconscientemente, algunos de los procesos explicados en este texto.

Si fuera posible resumir este libro en una frase podría decirse que en esta obra, arriesgada y  rigurosa al mismo tiempo, se  habla sobre “El poder de la posibilidad”; el potencial transformador que tenemos como  seres humanos, cuando somos capaces de conectar con nuestro ser más profundo, con nuestra “divinidad”, con lo que nos une al misterio de la VIDA, al ORDEN PERFECTO, en definitiva, cuando encarnamos el AMOR (origen de toda vida).

Todas las obras de Joe Dispenza abundan en la importante relación entre la mente (consciente) y el cuerpo (sede de la mente inconsciente).  Para modificar cualquier hábito, lo que equivale a lograr cualquier cambio significativo en nuestras vidas, es imprescindible que no solo modifiquemos nuestros pensamientos (mente)  sino también nuestros sentimientos (cuerpo).

No es mi pretensión hacer un resumen de las más de 300 hojas que conforman el libro, sino más bien, entresacar las ideas que más me han impactado y que considero que aportan un valioso conocimiento para el crecimiento y fortalecimiento de nuestra Marca Personal. En este contexto, Marca Personal, hace referencia más que nunca a nuestro VALOR  genuino, a nuestra verdadera esencia, a  esa huella única que cada uno de nosotros puede dejar en este mundo.

  1. La adicción al estrés y vivir en el modo supervivencia. Una gran cantidad de personas vivimos, sin saberlo, bajo una adicción al estrés (con su correspondiente correlato fisiológico y hormonal; altos niveles de cortisol y adrenalina, ondas  cerebrales beta de espectro alto). A nivel emocional experimentamos ira, alarma, agitación, sufrimiento, pena , ansiedad, frustración… El estrés crónico nos lleva a permanecer en un  estado de alerta (supervivencia) de manera constante. En esta situación el cerebro se enfoca en lo externo (la amenaza) y se centra en predecir, controlar   y provocar resultados.

 

Vivimos entre el pasado (lo que pasó)  y el futuro (lo que puede suceder), desconectados del momento presente (ahora). Cuando este estado se hace crónico y vivimos bajo la sensación continua de la “lucha” por la supervivencia diaria nuestra capacidad para crear, para relajarnos, para conectarnos con nuestro interior se reduce o desaparece puesto que nuestra energía se agota en ese permanente estado de alerta. Además los efectos físicos son notorios y acaban  mermando nuestra salud.

 

¿Cómo salir de este estado? O lo que el autor llama “cómo reclamar tu energía”.

 

Es aquí donde Joe Dispenza nos revela como esto solo es posible cuando rompemos el círculo de vivir entre el pasado y el futuro, y nos concentramos en el  “eterno AHORA” germen de toda posibilidad. Para ello nos  introduce a la meditación (el libro incluye varios tipos de meditación, incluyendo la meditación en movimiento) , eliminando todo “ruido” exterior y alejándonos de  todo aquello  que consume nuestra energía; el exterior, el cuerpo, nuestra propia identidad… Para adentrarnos en el no tiempo, no cuerpo, no lugar.

Así pues la meditación diaria es uno de los grandes antídotos contra el estrés crónico, que gran parte de la población adulta sufre por los modos de vida actuales  y nos da la oportunidad para reconectarnos y obtener energía capaz de crear algo nuevo. (En la zona cero del presente generoso).  La creatividad solo es posible en estados de relajación, despreocupación y disfrute.

2. Utilizar los principios de la física cuántica para la realización personal. El autor realiza una pequeña introducción al concepto de cuanto que es el ámbito (más allá del cuerpo, del entorno y del tiempo) de la posibilidad infinita. Es un campo invisible de energía e información. Una vez más es a través de la meditación y de los estados más elevados de consciencia (coherencia cerebral; predominio de ondas alfa y zeta coherentes) como nos acercamos  a la zona cero del presente generoso, donde existen todas las posibilidades del campo cuántico.

Una vez en este estado, el paso para crear una nueva realidad más cercana a nuestros deseos y proyectos personales requiere de la combinación de dos elementos; una intención definida, lo más específica posible (¿Qué deseo lograr? ¿Cómo es el lugar donde quiero trabajar? ¿Qué hago en mi día a día? ¿Con qué personas me relaciono? ¿Cuánto dinero estoy ganando?…) y una emoción elevada que se corresponde con los sentimientos que experimentarás en la situación definida (gratitud, inspiración, alegría, asombro, fascinación…).

 

  1. Activar la inteligencia del corazón. Desde que los primeros humanos empezaron a dibujar sus relatos en las paredes de cuevas y en tablillas de piedra, el corazón aparece, igual que un hilo enhebrado en la aguja del tiempo, en todas las historias como símbolo de SALUD, SABIDURÍA, INTUICIÓN, GUÍA e INTELIGENCIA SUPERIOR.

Estudios científicos muchos más recientes parecen avalar estas intuiciones tan primitivas. En 1991 los  trabajos del doctor en medicina J. Andrew Armour demostraron que el corazón posee, literalmente, una mente propia. Dotado nada menos que de 40000 neuronas, el corazón posee un sistema nervioso que funciona con independencia del cerebro (la neurocardología se encarga, desde entonces, del estudio de este cerebro del corazón).

 

Para el tema que nos ocupa, nuestro crecimiento y desarrollo personal y profesional, resulta relevante entender y poder promover la COHERENCIA CARDIACA. No olvidemos que todas las emociones afectan al corazón y que el estrés está directamente relacionado con enfermedades cardiovasculares. Además el corazón y el cerebro comparten más conexiones nerviosas que cualquier otro sistema del cuerpo.

Las investigaciones llevadas a cabo por el equipo del doctor Dispenza y el Instituto HeartMath (HMI), demuestran que cuando  nos conectamos con emociones elevadas (gratitud, amor, alegría…) el ritmo cardíaco se torna coherente, creando un campo magnético mensurable alrededor del corazón y del cuerpo.

Cuando el corazón entra en un estado de coherencia, se comporta como un amplificador que envía información coherente a través de caminos nerviosos aferentes al tálamo, sincronizando así la neocorteza y los centros de supervivencia del cerebro.

 

Con toda esta información disponible, la conclusión que nos trasmite el autor es la importancia de vivir centrado en el corazón, llave de la inteligencia intuitiva. Para ello, a través de la práctica meditativa y permitiéndonos tiempo para la desconexión (paseo, contacto con la naturaleza, ejercicio físico…) mejoramos esa coherencia cardiaca que ayudará a la  sincronización cerebral.

 

¿Cuánto tiempo al día  lo dedicamos simplemente a estar en silencio, a evitar cualquier estímulo exterior que nos perturba, a desconectar de los avatares cotidianos  y de los “problemas” externos? Si la respuesta es que apenas disponemos de tiempo para ello, será difícil que logremos conectar con la inteligencia del corazón.

El libro concluye con un último capítulo titulado SER PAZ, del que extraigo de forma literal uno de los párrafos que creo mejor resumen el extraordinario contenido de este libro y su aplicación al desarrollo personal:

“Después de tantos años enseñando transformación personal, sé que NADIE CAMBIA A MENOS QUE SEA CAPAZ DE TRANSFORMAR SU ENERGÍA.  De hecho, cuando alguien está realmente comprometido con el cambio, en menos propenso a hablar de ello y más a demostrarlo. Predica con el ejemplo. Eso requiere consciencia, voluntad, presencia y una atención constante a los estados internos. Puede que el obstáculo principal en este trayecto no sea tanto sentirse incómodo como llegar a aceptar que uno se va a sentir incómodo, porque la incomodidad es lo que nos induce a crecer. Nos lleva sentirnos más vivos… abrir la mente y el corazón a la posibilidad requiere superar años de estrategias de supervivencia genéticamente programadas. Si queremos que suceda  algo mucho mejor, debemos renunciar a eso mismo que siempre hemos usado para conseguir lo que queremos. Para mí, esa es la auténtica GRANDEZA”

 

“Así pues, cabe preguntarse a diario: ¿Hasta dónde me puede llevar el amor?”

 

 

 

 

 

 

Posted in Noticias and tagged , , , .