ceo social 2

CEOs «Sociales»; Empresas más atractivas para el TALENTO

 

 Este dato resulta, cuando menos contundente, “El 81% de la atractividad de la empresa depende de la visibilidad del primer ejecutivo”. (Artículo publicado en El País por Rosa Carvajal, “La buena comunicación seduce al mejor talento”, Enero 2019). Por tanto, la Marca Personal del CEO y su reputación resultan esenciales para  considerar a una empresa como un lugar de referencia en el que desarrollar un proyecto profesional.

 

Hace unos meses  empezaba así una serie de sesiones formativas que impartí en APD Andalucía y que tenían como objetivo profundizar en la forma como las empresas han de abordar la atracción de Talento en estos nuevos tiempos.

El artículo citado al inicio de este post hacía especial  hincapié en las habilidades de comunicación de los líderes, considerando que esta competencia es esencial en este entorno de hiperconexión y demanda de mayor transparencia.

Por tanto, cuando hablamos de ‘Employer Branding’, de diseñar una estrategia de posicionamiento como buen lugar para trabajar, debemos de integrar en ella  la propia Marca Personal del CEO y la gestión de su reputación.   Como “abanderado” de la Marca Corporativa, sus acciones (u omisiones) serán muchos más “escrutadas” por la opinión pública que la de cualquier otro miembro de la empresa. Además, sus acciones serán también un modelo a seguir por los colaboradores, que estarán más predispuestos a actuar como Embajadores de Marca si su CEO también lo hace (hasta un 21% más según algunos estudios).

En una reciente entrevista para el diario CINCO DÍAS, Amy MacIlwain, Directora del área global de  Industria de HOOTSUITE (La herramienta profesional para control y gestión de RRSS más usada en el mundo), afirmaba que “Los CEO activos en Redes Sociales atraen Talento y elevan Ventas… Además logran una mejor percepción de la marca que representan”. Amy pone como ejemplos de CEOs sociales en España a José María Alvárez-Pallete (Telefónica), Ana Botín (Santander) y Antonio Huertas (Mapfre).

Por tanto, parece que la Marca y Reputación de un CEO no sólo va  a afectar a la imagen corporativa sino que puede tener un efecto particular sobre la marca empleadora, potenciando  la atracción de Talento.

A diferencia de cómo ha funcionado la comunicación tradicional, donde un gabinete de comunicación interno  solía asumir gran parte de las acciones de comunicación del CEO hacia los diferentes ‘stakeholders’ y en diversos medios como prensa especializada,  radio, etc. En el entorno digital, en las RRSS en particular, es  el CEO el que tiene la mayor responsabilidad sobre lo que expresa y cómo conecta e interacciona con otros usuarios. Además, en este último caso, el tipo de comunicación trasciende lo meramente profesional, para pasar a ser una comunicación mucho más personal y cercana. Quizá por eso se afirma que los CEO sociales suelen “humanizar” su propia marca y crear un vínculo más cercano con el público.

En este sentido, Amy afirma, “el CEO necesita ser accesible, que se perciba como alguien con humanidad, algo importante para empleados y clientes. Los millenials, por ejemplo, quieren trabajar para empresas y personas en las que creen, y qué mejor forma de llevar esto a la práctica que sea el CEO quien comunique y transmita…ciertamente es mucho mejor que ellos se involucren e intenten llevar la iniciativa, aunque después colabore un equipo. Eso hace que el resultado sea mucho más natural, más auténtico, porque más allá del directivo, con un perfil serio o más de alto ejecutivo, están las historias de cómo ha llegado a ese puesto, historias personales que pueden inspirar a otras personas.

Quizá es esta “exposición” más directa la que  está detrás de la reticencia de muchos directivos a ser activos en RRSS y disponer de una presencia relevante en estos medios. También las empresas se siguen mostrando  escépticas a la hora de apostar por la visibilidad de sus empleados.

En ambos casos,  CEO y otros profesionales vinculados a la organización, la solución pasa por una formación y  el diseño de una estrategia clara que vincule de manera positiva la marca de la empresa con la del CEO y cada uno de los colaboradores. En este sentido, los programas de EMBAJADORES DE MARCA suelen incorporar tanto una parte formativa como otra destinada a alinear la estrategia de comunicación de la marca corporativa y de cada una de las marcas personales que actuarán como embajadores.

Y como nada mejor que un ejemplo para disponer de una visión más clara del alcance y de los beneficios que tiene para el CEO apostar por su marca y su visibilidad en medios sociales,  este es el caso que expone Amy en esta interesante entrevista:

“Los CEO que tienen éxito en las redes sociales son aquellos que entienden que tienen que estar ahí por ellos mismos. Para ser mejores líderes. Un ejemplo interesante es el de Tim Hockey, de TD Ameritrade. Cuando llegó al cargo llegaron a decirle: “Felicidades, ahora te temen y reverencian”; en cambio, él pensó que algo no estaba haciendo bien, pues lo que quería realmente es que la gente trabajase a gusto con él, que entendieran lo que hacían. Y su éxito estuvo en comprender esto. Era, además, un hombre corpulento, que físicamente imponía mucho. Recurrió a Twitter para cambiar esta imagen y conectar con los empleados. Comenzó a compartir contenidos no solo de lo que le interesaba como CEO sino de su vida personal, de su pasión por las carreras de bici, de cómo empoderar a los millenials, y eso hizo que cuando bajaba al hall de la empresa los empleados se hacían selfies con él y los publicaba. Todo esto empezó a generar mucha interacción con los empleados. Al final, un gesto tan sencillo y que lleva tan poco tiempo como hacer un “me gusta” o publicar una foto dio la vuelta a una situación en la que el CEO no tenía más que un liderazgo basado en el miedo”

Este fragmento de la entrevista pone de manifiesto  una cuestión importante; el impacto del CEO social entre sus empleados. Muchas veces el foco se pone “fuera”, en la imagen que  genera el CEO ante  clientes, potenciales candidatos, proveedores, sector…. El ejemplo anterior, ilustra el valor que en este caso tiene para los propios colaboradores.

Toda estrategia de “employer branding” tiene como objetivo último ATRAER al mejor Talento peor también FIDELIZARLO. El CEO que, a través de su propia marca, se convierte en fuente de atracción y fidelización está cumpliendo también con ese importante cometido.

Así pues, CEOs “atractivos”…. Empresas más “atractivas”.

 

 

Fuente:

Puedes tener acceso a la entrevista completa Amy McIwain en el siguiente enlace

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/06/11/companias/1528741760_990434.html

 

 

 

Posted in Noticias and tagged , , , .