cerebro creativo

Vulnerabilidad y Creatividad: Lo más personal de tu Marca

 

“No hay creatividad sin vulnerabilidad” Brené Brown (El poder de se vulnerable.  2016, Ed. Urano)

Sin duda  ha sido una Semana Santa pasada por agua en Alicante. Desde el Jueves Santo ha estado lloviendo de manera casi ininterrumpida, y mientras escribo estas líneas hoy Domingo de Resurrección, continua cayendo agua del cielo… Esto ha alterado algunos de los planes que tenía para estos días y, a cambio, he gozado de más tiempo para disfrutar de dos estupendos documentales en Netflix; SÉ VALIENTE,  de la autora del libro “El poder de ser vulnerable” Brené Brown , y del que escribí un post en su momento y que puedes releer en este enlace

http://cristinamulero.es/marca-personal-y-vulnerabilidad-aprendiendo-a-arriesgarnos/

El otro documental es el de David Eagleman sobre El Cerebro Creativo. Eagleman es uno de los autores más reconocidos en el ámbito de la divulgación científica sobre el cerebro. Es autor, entre otros, del fantástico libro Incógnito, acerca de ese gran desconocido y fascinante órgano que continúa siendo el cerebro humano.

Ambos documentales están conectados por la frase de inicio de este post. “No hay creatividad sin vulnerabilidad” como sostiene Brené en el documental comentado y en su libro. ¿Por qué? Porque como afirma la autora  la Vulnerabilidad “no se basa en conocer la victoria o la derrota, sino en comprender la necesidad de ambas: es implicarse; es estar totalmente dentro”  

Por su   David Eagleman expone en el documental que  una de las cosas más importantes que debemos superar para poder ser más creativos, es el miedo al fracaso. Para ser creativos hemos de asumir riesgos, salir de esa zona de comodidad que supone lo ya conocido y  dominado, no dejar que el cerebro actúe por la vía segura y contemplar otras alternativas.

Si una marca personal es la huella que dejamos en los demás,  una huella de valor, relevante, memorable… ¿Qué es lo más personal? ¿Lo que nos hace diferentes? ¿Lo que nos hace únicos?…. Por tanto, no podremos ofrecer eso que realmente nos hace únicos si no dejamos que aflore nuestra creatividad, y ello solo es posible, a través de la vulnerabilidad tal como la entiende Brené Brown.

La buena noticia es que ambas capacidades, ser más creativos y permitirnos ser vulnerables, se pueden cultivar.

He aquí las TRES CLAVES, que nos ofrece D. Eagleman para favorecer el  proceso creativo y ser capaces de ofrecer lo mejor de nosotros mismos:

1. Explorar cosas nuevas, aprender, abrirnos a la experiencia. En el documental se muestran numerosos ejemplos de cómo la creatividad surge de conectar cosas que aparentemente no tienen relación o traspasar cosas de un contexto a otro. Para ello debemos movernos en diversos ambientes, probar y desarrollar habilidades nuevas que le brinden oportunidad al cerebro para conectar diferentes inputs de múltiples fuentes de información.

2. Superar nuestros límites encontrando el punto óptimo entre lo conocido y lo que sabemos, y lo nuevo o desconocido. Como ejemplo el caso del músico Nick Cave, cuyos discos exploran nuevos ritmos yendo más allá de lo que le ha  producido éxito en el pasado.

3. Superar el miedo al fracaso y de hecho, fracasar. No hay camino a la creatividad (personal o en nuestras organizaciones) si no permitimos el error. Solo si   aceptamos el fracaso,  asumiremos riesgos. Como ejemplo, el del co-guionista de  la aclamada serie Juego de Tronos, D.B. Weiss, quien reconoce abiertamente en el documental que “fracasé durante muchos, muchos años… ha sido parte de mi proceso vital…Me aferraba a mis palabras… Dejé de aferrarme a lo que escribía y a permitirme equivocarme…”

De este último punto, se desprende la necesidad de cultivar nuestra vulnerabilidad (quizá lo contrario de debilidad, de fragilidad, diría yo).  Brené afirma que si queremos “formar parte de algo” (que no encajar, tratar de ser perfectos o permanecer inmunes a la vergüenza, el miedo  o  al rechazo) nuestra única opción es IMPLICARNOS.

“Cuando nos pasamos la vida esperando ser perfectos o inmunes antes de salir al ruedo, sacrificamos relaciones y oportunidades que quizá sean irrecuperables, derrochamos nuestro valioso tiempo  y tal vez le damos la espalda a nuestra aptitudes, a esas contribuciones únicas que solo nosotros podemos hacer” Así es, renunciamos a nuestra marca más genuina y personal y rechazamos nuestro potencial creativo.

Por tanto, continúa la autora “Hemos de salir al ruedo, sea del tipo que sea – una relación nueva, una reunión importante, nuestro proceso creativo o una conversación delicada- con el VALOR y la VOLUNTAD DE IMPLICARNOS. En vez de sentarnos en el banquillo y dedicarnos a juzgar y dar consejos, hemos de atrevernos  a dar la cara y dejarnos vez. Esto es vulnerabilidad. ATREVERSE A ARRIESGARSE.

Te animo a leer el libro El Poder de ser Vulnerable, a ver la charla TED sobre este tema y, además, a disfrutar de la conferencia SE VALIENTE de Brené Brown en Netflix. En todas ellas, la autora nos da las claves para cultivar nuestra vulnerabilidad.

Desterrar el “nunca es suficiente”

Comprender y combatir la vergüenza

Estar conectados

Derribar armaduras

Practicar la gratitud … forman parte de este camino que nos da la FUERZA PARA SER VULNERABLES Y MÁS CREATIVOS.

 

 

Posted in Noticias and tagged , , , , .