ethics

UNA ÉTICA PERSONAL PARA TU MARCA

“Si vas a hablar de alguien en las redes,

Que sea para bien. Si no, habla de ti”

Yolanda Sáenz de Tejada

Poeta – Escritora – Experta en Visibilidad Femenina

Ética: Según el DRAE, “Disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano”

 

Desde que empecé a  interesarme por el concepto de Marca Personal y a ponerlo en práctica con mis clientes que buscan una mejora de su empleabilidad, he notado las reticencias que, a priori, suscitan las ideas asociadas a la palabra Marca aplicada a personas. También, la inseguridad que produce a muchas personas, la exposición de nuestra identidad (que nunca puede ser estrictamente profesional) en plataformas que nos conectan con  miles de personas a las que no conocemos y que tienen acceso a nuestros contenidos.

Creo que el comportamiento ético válido para actuar en las redes sociales no difiere, en esencia, de los valores y principios de  conducta que aplicamos en nuestro día a día. Si somos personas respetuosas con los que no piensan como nosotros cuando estamos en una reunión presencial , ¿Qué nos llevaría a insultar o  menospreciar los comentarios de otras personas en Twitter, por ejemplo? Hay una respuesta que parece obvia para esta pregunta; quizá parapetados detrás de una pantalla, nos sentimos más seguros, nos “envalentonamos” porque no tenemos al objetivo de nuestras burlas cara a  cara y, es posible, que una legión de “seguidores” vitoreé nuestros argumentos…

Creo que nada más lejos de la realidad, al menos si nuestra aspiración es a dejar una huella de valor, sostenible, memorable. Si nuestro deseo es utilizar las Redes Sociales como lo que son, medios para comunicarnos y compartir conocimiento, ideas, experiencias en aras de crecer y aportar valor a una comunidad…. Deberemos definir un código de buenas prácticas, un código ético que nos ayude a dejar una huella positiva en los demás.

De este tema podríamos hablar mucho y seguramente no estaremos todos de acuerdo en qué entendemos por una buena conducta en redes sociales. Y sin embargo, creo que la frase de Yolanda Sáenz de Tejada que encabeza este post, resume de forma brillante,  lo que en mi opinión es un principio ético de comportamiento en medios ‘on line’  y en la vida.

En este post trataré algunas cuestiones que suelen generar dudas, inseguridad y que  provoca que algunas personas no aprovechen las inmensas oportunidades que el entorno ‘on line’ nos brinda, como profesionales y como personas:

  1. El estatus de experto.- Es curioso como muchas personas me comentan, a pesar de tener bastantes años de experiencia en un sector y amplísimos conocimientos, su reticencia a considerarse ellos mismos expertos. Aducen que ya nadie puede considerarse experto en nada, que si no tienes seguidores en las RRSS nadie te va  a creer…

Mi posición a este respecto, y que yo siempre transmito en mis cursos y sesiones individuales de ‘personal branding’ es que una persona puede considerarse experta si:

 

  • Tiene amplios conocimientos sobre una temática / sector o área de actividad porque se forma de manera activa en dicha materia. Si no dispone de experiencia práctica en el área (pongamos que los conocimientos provienen del campo de la investigación o son exclusivamente a nivel teórico) podría cambiarse por el de especialista.

Nuestro mercado laboral reclama expertos / especialistas en diferentes áreas y sectores cada vez más específicos. Si bien es cierto que , al ritmo de creación de conocimientos (Ley de Revans: “Para sobrevivir, una organización tiene que aprender al menos con la misma rapidez con que cambia el entorno” También aplicable a las personas) , resulta  imprescindible estar permanentemente actualizando nuestra base de conocimientos, ello no nos ha de llevar a renunciar a nuestro posicionamiento de expertos / especialistas si podemos refrendarlo ya no solo por la vía de títulos o certificaciones, sino por testimonios de empresas o  clientes, presencia en foros, charlas o conferencias sobre la materia, artículos o publicaciones propias en medios ‘off u on line’… Nada de esto tiene que ver con el número de personas que nos siguen en redes y ni tan siquiera por nuestra presencia en ellas. (¡No confundir experto con ‘influencer’!) La visibilidad relevante será consecuencia del Talento previo si una persona ha tomado la decisión  de disponer de una presencia en las diferentes plataformas. Ello le permitirá generar “reconocimiento social (digital)” de un expertise que ya existía. Sin duda, este reconocimiento es un aval más que el experto suma a su valor profesional. (Quizá pronto la tecnología Blockchain termine con este debate) .

 

  1. Posicionamientos sobre temas que generan controversia o de gran calado social. Muchos alumnos/as me preguntan si está bien o mal “mojarse” y expresar en RRSS tendencias políticas, religiosas o debatir sobre cuestiones de índole social, sobre todo, en temas que suelen generar polémica. Mi opinión a este respecto es que podemos expresarnos de forma libre, asumiendo que ante determinados temas encontraremos posiciones beligerantes y contrarias a nuestra forma de pensar. Si nosotros como emisores no insultamos, agredimos verbalmente, descalificamos o humillamos a los que no piensan como nosotros, es más probable que podamos entablar diálogos constructivos que afiancen nuestras ideas o llegar a modificarlas. En este sentido creo que es mucho más positivo posicionarse “PRO” una idea que nos gusta, que “ANTI”  una que no nos gusta. La primera llama al cambio, la otra al ataque y la confrontación.

 

  1. Gestionar una crisis reputacional. Este es uno de los grandes temores. Como marcas corporativas, empleadoras y personales, en algún momento, nos enfrentaremos a nuestros propios errores. Creo que más allá de los comunicados ad hoc una vez que el tema ha “saltado”, lo que nos ayudará a superar la crisis será nuestra trayectoria, los valores que hemos mostrado a lo largo del tiempo, la consistencia de nuestra marca personal, las personas que nos apoyan. Recuerdo una frase que hace años leí en el blog de ISRA GARCIA y que nunca he olvidado: “Si eres de los que te dedicas a señalar los errores de los demás, no olvides que un día tú también te equivocarás. Y entonces, te estaremos esperando”. ¡Todos nos equivocamos, algunos lo reconocen y solo unos poco son capaces de pedir perdón! Disculparse y pedir perdón en un  signo de humildad que fortalecerá tu marca.

 

Al respecto del tema de la reputación, recomiendo el estudio de Sandra Sotillo sobre “La reputación del directivo” publicado por la Fundación CEDE en 2018.

 

La ética en las Redes Sociales va más allá de la netiqueta (Término que según la Wikipedia, se utiliza para referirse al conjunto de normas de comportamiento general en Internet. La netiqueta no es más que una adaptación de las reglas de etiqueta del mundo real al virtual.) pues incluye no solo normas de comportamiento, sino valores, nuestros principios morales  más personales que transcienden el espacio virtual. Tiene que ver con una forma de “saber SER” en el mundo”. Y esto de aprender a SER en el mundo da para otro post.

Definir nuestra propia ética personal nos ayudará a sentirnos seguros ante tanta incertidumbre, ‘fakenews y   las  actuales polémicas.

El vídeo que recoge la gran “declaración de intenciones” de Yolanda:

Posted in Noticias and tagged , , , .