brujula-cuantica

Una brújula para tu Marca Personal: ¡encontrando el Norte!

Es en estas  fechas  cuando  solemos poner al día nuestros propósitos   para el nuevo Año. Pensamos en aquellos proyectos que quedaron pendientes o no han culminado  en el anterior, en nuestros deseos y anhelos, en aquellas cosas que queremos conseguir. Esa lista de nuevos propósitos constituye una especie de guía que nos ayuda a tomar decisiones en  torno a nuestro futuro, ese lugar al que queremos llegar mañana.

 

Cuando empecé a trabajar  en consultoría de marca personal, elaboré una herramienta que llamé “Tu brújula de marca personal”. Me ha resultado muy útil en el trabajo con mis clientes porque enlaza la fase de autoconocimiento (definición de la marca personal) con la etapa  estratégica (objetivos de marca).

Hoy te la presento en este post para que te sirva de ayuda en tu proyecto profesional para este 2016 y los sucesivos.

En nuestra brújula de marca, buscaremos primero donde está nuestro Norte. Eso que queremos que suceda. En el ámbito de la marca personal son objetivos básicamente profesionales, pero directamente conectados con nuestros objetivos vitales. Por tanto, se trata de una doble reflexión, en la que el marco de referencia es, por un lado, nuestro sentido del éxito y la felicidad, y por otro, cómo desarrollar un proyecto profesional  que sea útil y contribuya a cubrir una necesidad real y/o aporte un beneficio valorado  en un segmento del mercado.

En la identificación de nuestro norte miramos hacia dentro, y   también observaremos el entorno y el contexto. Finalmente surgirán unos objetivos que deben atender, como muy bien me recordaba hace unos días mi amigo y uno de los mayores expertos en coaching, talento y liderazgo  de nuestro país, Juan Carlos Cubeiro, a las siglas SMART (Específicos; ¿Qué quieres conseguir realmente?, Medibles; ¿Cómo voy a saber si estoy logrando el objetivo?, Alcanzables; ¿Dispongo de los recursos y capacidades para lograrlos? ¿Qué me falta?, Realistas, Retadores; ¿me motivan? ¿son un reto para mí? Y acotados en el Tiempo;  recuerda que la diferencia entre un sueño y un proyecto es una fecha). Yo añadía la S de Sinceros (nacidos desde tu verdad, bajo el criterio sobre lo que realmente es importante para ti). O sea “SSMART”.

Si ya tienes un norte, el resto de puntos cardinales  se reordenan de la siguiente manera:

SUR.- Todos los conocimientos   acumulados a lo largo del tiempo. Tú área de especialización, en aquello en lo que eres o pretendes llegar a ser experto. Este área nos ayudará a determinar tu posicionamiento profesional, otra de las fases importantes en branding personal. Es importante no olvidar que debemos estar actualizando nuestros conocimientos de modo continuo. Estamos en los que José Antonio Marina llama “La Era del Aprendizaje Permanente”.

ESTE.- ¿En qué somos especialmente diestros? Aquí están nuestras habilidades, aquellas cosas que “se nos da bien hacer”; negociar, escuchar, escribir, conversar, convencer, motivar, los números, el dibujo… Las habilidades se potencian con entrenamiento. Es  práctica intencional y acción pura y dura. Por ejemplo, si quieres mejorar tus habilidades para hablar en público además de leer libros al respecto puedes acudir a un curso de entrenamiento en comunicación y oratoria, juntar a un grupo de personas de tu confianza y darles una charla breve sobre un tema que dominas y solicitar  ‘feedback’… Como decía Wayne Dyer “la aptitud es el tiempo que necesitas para dominar una materia o desarrollar una habilidad”.

OESTE.- Sentimientos, emociones, motivaciones, actitudes. Aquello que nos dice el corazón. Como decía Steve Jobs “Escucha a tu corazón. Sigue tu intuición. A menudo ellos ya saben en lo que quieres convertirte. Todo lo demás es secundario”.   Prestar atención a lo que realmente nos “mueve” es esencial para determinar la dirección de nuestro Norte.  Es la gasolina que debe poner en movimiento el motor que nos impulsará a recorrer el camino, a superar los obstáculos, a  persistir, a tener paciencia y finalmente  a disfrutar plenamente de nuestros logros.

Ahora, coge tu brújula, determina tu norte… igual descubres que éste ha cambiado de posición, que deseas ir en otra dirección. Revisa, entonces el resto de puntos,  determina los cambios que tendrás que hacer (internos) o externos (como decía, B.F, Skinner, padre del conductismo radical: “A veces  invertimos tanto  tiempo en cambiar algo dentro de nosotros cuando un simple cambio en las  circunstancias externas lo resuelve todo”)  y con una nueva estrategia y objetivos claros empieza a caminar en esa nueva dirección.

Si ya sabes dónde vas, lo que ofreces y como tus conocimientos, habilidades, actitudes, motivaciones…te hacen único y valioso. ¡Es el momento de comunicarlo! El ‘branding personal’ te ayudará a generar una marca que nos permitirá ver las  huellas que dejas en el camino.

¡Buen viaje y que el  AMOR te acompañe siempre!

Posted in Noticias and tagged , , , .