digitalización

TRANSFORMACIÓN DIGITAL EN MARCA PERSONAL: ¡nuevos desafíos profesionales!

 

Sociedad digital: Un momento histórico que modifica la transmisión de conocimiento, el sistema productivo y la sociedad provocado por  el uso de internet y el “hecho digital”. Genis Roca.

 

Si aún piensas que eso de la marca personal en ‘Internet’ tiene que ver con estar en Facebook o pulular por las redes sociales es que aún no has entendido nada. Y es que no es fácil porque este cambio ha sido, en efecto, “disruptivo” pues altera radicalmente y a gran velocidad lo comentado en la frase anterior. Es decir; ‘Internet’ lo transforma TODO,  el sistema productivo (qué y cómo generamos bienes y servicios), los modelos de negocio, los sistemas de transmisión del conocimiento,  nuestros usos y costumbres, la forma de relacionarnos con los demás y con los objetos… Es una transformación profunda, radical,   y que implica fundamentalmente rediseñar todos los procesos.

Esta realidad, nos obliga como empresas a repensar de manera consciente y continua nuestra forma de hacer negocios y  el modo  en el  que la  tecnología digital le afecta. Quizá ya, ninguna actividad humana quede fuera del alcance de la digitalización de una manera más o  menos directa.

Nosotros, como directores de nuestro proyecto profesional  “YO, SL” no podemos estar al margen de esta evolución, o más bien, revolución digital. Por tanto, a la hora de abordar el desarrollo de nuestra empresa más importante y de nuestra marca, debemos considerar en todo momento el impacto que el  hecho digital tiene sobre nuestra carrera  y modelo profesional.

¿Cuáles son algunas de las cuestiones a las que debemos dar respuesta en relación a nuestra marca personal  ante el hecho digital?

  • ¿Poseo las competencias digitales necesarias para tener una posición competitiva en mi área o sector? Las competencias digitales están en relación con nuestra capacidad para usar tecnología que consiga mejorar aspectos relevantes de nuestro trabajo y se obtenga un beneficio significativo al mismo tiempo para nosotros y para nuestros clientes o público objetivo. En este sentido, la mayoría de las veces la tecnología es solo un medio que nos permite hacer mejor algunas cosas y conseguir  resultados superiores.

 

Profesionalmente es imprescindible que en nuestro plan de formación continua incluyamos el entrenamiento y el aprendizaje de los medios tecnológicos y digitales que aumentan nuestro valor profesional porque nos van a permitir ofrecer un mejor trabajo a nuestros clientes (dentro de mi empresa o fuera de ella).

 

  • ¿Soy proactivo en la generación de contenido?Internet’ es ese espacio en el que cualquiera puede generar, compartir contenido, en movilidad y en tiempo real. Si no hay rastro de nosotros en este espacio, si solo somos receptores y consumidores de información y contenido y no aportamos también nosotros de manera activa valor a través de nuestro conocimiento, nuestros productos o servicios… empezamos a ser invisibles para  la gran mayoría de negocios que hoy se hacen dentro de, a través de o al menos con el apoyo de ‘Internet’. Por poner un  ejemplo, si como profesional no estás en la red  y no muestras tu aportación de valor, hoy en día será difícil que una empresa  de selección o ‘headhuntig’ contacte contigo para ofrecerte un proyecto profesional.

 

  • ¿Hemos redefinido nuestros procesos considerando el hecho digital? Dice Genis Roca que “Internet no es marketing es rediseño de procesos”, un rediseño que afecta a todas las industrias y a todas las actividades profesionales que desempeñamos. La principal consecuencia de esto es la sustitución de producto por servicio. (ya no compramos CDs, ahora descargamos música a través de ‘Spotify’, no vamos a un videoclub a por pelis, usamos ‘Netfly’…). Pasamos de la propiedad al uso.

 

Nos dediquemos a lo que nos dediquemos, hemos de redefinir esos procesos que pueden suponer un beneficio tanto para nosotros como para  aquellos a los que dirigimos el resultado de nuestro trabajo.

 

Por ejemplo, si yo me dedico a la selección de personal, usando determinada tecnología disponible, abarato enormemente mis costes de selección (accedo a portales gratuitos o de menor coste que aquellos anuncios en los periódicos impresos de hace años, el ‘nethunting’ me permite llegar a talento especializado desde mi ordenador sin tener que desplazarme a las puertas de la empresas donde trabajan las personas con las que deseo contactar…, ahorro tiempo y gastos de desplazamientos… Si uso la tecnología disponible mis potenciales clientes en este tema (empresas que buscan talento y talento que busca proyectos) pueden acceder a mi (el acceso es una palabra clave en la era digital) con mayor facilidad, rapidez… y quizá si se usar la tecnología disponible puedo ofrecerles una “experiencia de marca” diferente, única, relevante y atractiva para ellos (y aquí empieza el employer branding o la forma en que nos relacionamos como marcas personales en el mundo digital). Redefinición de procesos.

 

Como empresas, como marca personales, como profesionales necesitamos contemplar la digitalización del mundo y comprender cómo nos afecta y cómo  por medio de la tecnología podemos ser más competitivos, diferenciarnos, hacernos más accesibles, mostrar también nuestros valores  e interactuar con nuestro público porque bajo ningún concepto debemos olvidar que  siempre hablamos de PERSONAS.

Como resumen entender que ‘Internet’ ya ha pasado por tres momentos históricos que nos muestran que esta transformación sigue su curso de forma imparable:

 

1995  Internet de las empresas:        Las webs corporativas

2005  Internet de las personas:         Web 2.0 y redes sociales

2015  Internet de las cosas:                 Objetos  inteligentes conectados a internet

 

Nuevo desafíos para las empresas, las   marcas y las personas.

Posted in BLOG and tagged , , , .