drawing-428383_640

Talento y Marca Personal: Lecciones de “SugarMan”

TALENTO Y MARCA PERSONAL:  Lecciones  de “SugarMan”

 

Sugar man

Won,t you hurry

Cos I m tired of these scenes´…

Sugar man song

 

“Searching for sugar man” es una película documental ganadora del Óscar en su categoría en 2008. Se trata de la historia real y absolutamente fascinante de Sixto Rodriguez, un cantante que  no triunfó en los años 60 en EEUU a pesar de su incuestionable talento y de lograr grabar un disco, y que sin embargo, en esa misma época  y de una manera totalmente sorprendente  logra un enorme éxito  en Sudáfrica convirtiéndose sus letras en himnos contra el Apharheid e ídolo de una juventud que ansiaba el cambio.

Lo realmente sorprendente de esta historia es que Rodriguez no conoció nunca ese éxito y, no fue hasta, muchos años después cuando gracias al interés de dos personas en su historia,  llega a saberlo. Y empieza otra historia aún más conmovedora…¡Una historia que no te puedes perder! Aquí tienes el enlace con subtítulos en castellano

 

 

 

Hay  varias  cuestiones fundamentales en relación al tema de la marca personal que me parecen incuestionables:

  1. Sin talento(s) no hay marca personal. En efecto, sin un compromiso firme y decidido por desarrollarnos y mejorar  continuamente, en aquello en lo destacamos o se nos da especialmente bien, no hay marca personal que se sustente en el tiempo. En este sentido, el talento es  condición necesaria para lograr una marca personal sólida.

 

  1. Talento y pasión van de la mano. El talento o mejor, nuestros talentos, no son innatos y, por tanto, debemos dedicar mucho tiempo a desarrollarlos. Esa dedicación, ese esfuerzo requiere altas dosis de implicación y ello solo es posible si amamos lo que hacemos, si sentimos esa fuerza arrolladora a la que “no podemos renunciar” a pesar de los obstáculos y dificultades.

 

 

  1. ¿Es esto suficiente para lograr vivir de aquello a lo que queremos dedicarnos? Es fundamental conocer el contexto en el que uno vive, entender la dinámica laboral, el sector en el que uno quiere trabajar y, por supuesto, los medios y canales de acceso a ese “nicho”. Es aquí, donde el personal branding, como proceso estratégico, puede aumentar nuestras opciones de lograr ese “encaje” entre talento y empleo. Hoy día, gracias a internet (la auténtica aldea global), las redes sociales, y en general, las nuevas tecnologías, nuestra capacidad para generar un mayor impacto e incrementar nuestras posibilidades de establecer relaciones  valiosas y dar a conocer nuestro trabajo han crecido exponencialmente. Y esto es una ventaja, que debemos saber aprovechar.

A propósito de todo lo comentado más arriba, la película me ha permitido reflexionar y extraer unas conclusiones mucho más profundas. Algunas de las lecciones de  “Sugarman” son:

  1. El talento es una actitud. Sí, así lo demuestra el protagonista. Es la disposición a hacer las cosas de manera excelente, hagas lo que hagas para ganarte la vida. “Tenía esa habilidad mágica tan común en poetas y artistas de elevar las cosas. De estar por encima de lo mundano y prosaico… de la mediocridad vigente… Sus sueños musicales podían haber muerto, pero su espíritu seguía vivo… Solo necesitaba encontrar un sitio y refinar el proceso…” (comenta un compañero de trabajo como albañil de la construcción). Rodriguez tenía un gran talento para la música y luchó por su sueño, pero, por sobre todo, tenía una actitud de talento para entregarse a todo lo que hacía, para entender la importancia de que “todo deja huella” y hacerlo siempre  hagas lo que hagas y en cualquier situación en la que te encuentres.

 

  1. Siempre puedes elegir. Y siempre puedes hacerlo cuando aceptas la realidad (“El hogar es aceptación”), mas no cuando te resignas. Sixto Rodriguez aceptó que no podía vivir de la música pero no se sintió un fracasado, simplemente continuó su vida, y son sus hijas, el más claro ejemplo de que son los valores que sostenemos y nuestras acciones coherentes con ellos las que logran inspirar  a los demás y hacerles “grandes”. Eso es marcar la diferencia profunda y definitivamente.

 

 

  1. ¿Qué habría pasado hoy con la historia de Sixto Rodriguez en la Era de internet? Creo que posiblemente lo hubiera tenido más fácil para lograr su éxito o al menos para seguir vinculado al mundo de la música. En cualquier caso,   lo que si hubiera ocurrido casi con toda seguridad, es que habría sido conocedor de su éxito en el otro lado del mundo. Twitter, Facebook,  youtube…  le habrían dado esa “noticia” casi en tiempo real. De hecho, es gracias a internet y las redes sociales  que  fue posible  dar con él y  que esta historia pudiera  tener una segunda parte…

Hay otra gran lección de vida en la segunda parte de  esta historia, en la historia de las personas que la hicieron posible. Una vez más es la pasión, la curiosidad y la capacidad de creer en que lo improbable es posible (que los cisnes negros existen) lo que consigue el milagro: Rodriguez, 20 años después, logró su sueño, dar varios conciertos en Sudáfrica antes millones de fans  entregados que lo daban por muerto en extrañas circunstancias (“es una experiencia que se da una vez en la vida. Algo que no volverá a ocurrir”…).

Sixto Rodriguez  volvió a  su vida, porque él  nunca había dejado de vivir de acuerdo a sus  talentos,  el talento para vivir de acuerdo a tus ideales y valores estés en el entorno en que estés;  Delante de más de 15.000 personas en un concierto o limpiando una casa. ¡Esa  sí es la verdadera riqueza de una marca personal!

 

Posted in BLOG, Marca personal and tagged , .

Deja un comentario