Hipster couple talking and drinking coffee to go at university campus

Storytelling real de marca personal: Pedro, los hipster (y sus barbas)

A menudo la oportunidad

No se presenta con forma de oportunidad

Hipster: Literalmente significa “incorformista”. Se utiliza esta palabra para designar a un  grupo de personas que se caracteriza por tener gustos e intereses asociados a lo vintage, lo alternativo y lo independiente.

Últimamente he viajado bastante en tren, algo que por cierto, me encanta. En mis últimos dos viajes he tenido la suerte de “coincidir” y conocer a  dos compañeros de viaje de los que he aprendido mucho (ya sabes, pasar del móvil y la tablet y hablar con el recién desconocido que se te ha sentado al lado. ¡Te recomiendo la experiencia!). Uno de ellos, al que conocí camino de Barcelona el pasado mes de junio, cuando acudía al Primer Congreso de Marca Personal celebrado en nuestro país (Personal Branding LabDay), me contó la historia de su hermano Pedro, un peluquero alicantino que mucho tiene que ver con lo que hablamos dentro del concepto de marca personal.  Nada más ilustrativo que un buen “storytelling” basado completamente en hechos reales para entender los conceptos.

Siempre sostengo que el personal branding es un puente, que permite unir en un entorno tan dinámico como el actual, nuestros talentos y el empleo (el modo en que los ponemos en valor para otros). En resumen, podría decirse que la estrategia de branding personal facilita el camino que todos hemos de recorrer entre identificar aquello que podemos ofrecer en un momento dado, por una parte, y quien  lo necesita porque le cubre una necesidad o le soluciona un problema, por otro.  Este planteamiento no es una foto fija, sino que a modo de road movie nos obliga a avanzar, repensar, y reposicionar continuamente tanto un aspecto como el otro. Ese famoso “reinventarse” que no es más que evolucionar en sintonía con los tiempos y estar atentos para “cazar las tendencias”.

La historia de Pedro es un ejemplo de éxito de lo explicado en el párrafo anterior. Pedro es peluquero desde hace más de  15 años y dueño de un centro de peluquería unisex en el centro de la ciudad. Su negocio va bien pero es difícil diferenciarse en un entorno donde además la aparición de las franquicias lowcost supone una “amenaza” para aquellas peluquerías cuyos costes les impiden competir en precio. Pedro  observó el entorno, a sus clientes, y encontró una  necesidad no satisfecha en el mercado. Eran ello, los hipsters y sus barbas. Entonces, utilizó una estrategia  basada en la especialización y dirigida a ese nuevo nicho de mercado.

Somos especialistas en cuidar y cortar adecuadamente las barbas de los hipster”. Para ello Pedro buscó información en la red, realizó un curso específico en esta materia y además, como pionero en este tema pronto fue reclamado para formar a otros peluqueros en esta técnica.

Actualmente Pedro  se ha convertido en un referente (marca personal)  para este sector o nicho de mercado, pequeño pero lo suficientemente importante como para generar un flujo de clientes considerable. Pedro  realiza su labor de peluquero en su centro habitual, pero además, ha encontrado una nueva forma de emplear su talento recién actualizado para atender las demandas de un nuevo mercado;  La formación.  Recorre España formando a otros peluqueros en esta técnica, lo que le reporta además de beneficios económicos otro tipo de experiencias nuevas que le satisfacen personalmente y le dan la oportunidad de ampliar su red de contactos y posiblemente sus opciones para acceder  a nuevos proyectos profesionales.

De esto se trata precisamente, de hacer como Pedro, orientarnos hacia fuera, observar qué cosas necesitan ser hechas y cuáles de ellas gracias a nuestras fortalezas, competencias  y habilidades pueden ser satisfechas de un modo excelente.   No  olvidar nunca, que  si seguimos aprendiendo y formándonos  estamos realizando la mejor de las inversiones para nuestro presente y nuestro futuro  profesional.  Adaptarnos a las necesidades del cliente sin perder nuestra esencia (esencialmente Pedro  sigue siendo peluquero) y descubriendo esas nuevas oportunidades que la mayoría de las veces no tienen forma de oportunidad. ¿Le daremos forma nosotros?

 

 

Posted in BLOG and tagged , , , , .