Marcas personales con alma: calidad y calidez

“Tal vez en la intersección entre la razón y la emoción reside el alma: la guía espiritual de nuestra vida”

 

La utilización del concepto de marca personal es en realidad  una forma de establecer un paralelismo entre la forma en que las empresas generan valor y  diferencian sus  productos/servicios y como los profesionales pueden hacer lo propio  con su proyecto profesional. El branding personal aplica, de un modo muy similar, la estrategia de marca de una empresa a esa “microempresa unipersonal” que cada uno de nosotros ha de desarrollar para lograr un posicionamiento relevante en su área, sector o especialidad. Es  el YO, SL. Pasar de talento conocido a talento reconocido.

Sin embargo, en el caso de las personas no solo se trata de aplicar y adaptar  una estrategia empresarial  de branding y marketing, sino que además se incluye aspectos de desarrollo y crecimiento personal  (la persona  considerada desde una perspectiva integral y holística). Aquí  consideramos los aspectos más “intangibles” del ser humano, como su genuina individualidad, su capacidad creadora, sus motivaciones,  emociones, sentido y propósito, valores,  e incluso, su vertiente espiritual y de sentido de  transcendencia.

Por tanto, una estrategia de marca personal transciende siempre lo estrictamente  profesional y aborda todas las dimensiones humanas para lograr el verdadero y duradero objetivo: el equilibrio entre el bienestar personal y el profesional a través de una proposición de valor   con sentido.

El resultado final no es una marca personal perfecta, sino una marca personal auténtica, con alma.

La proposición de valor resultante (nuestro “marchamo de confianza” ante el cliente)  gozará entonces de dos cualidades fundamentales:

CALIDAD – Excelencia en el trabajo, cumplimiento escrupuloso  y sistemático de nuestra propuesta de valor, superar las expectativas del cliente una y otra vez. Para lograr un alto grado de excelencia siempre se contemplarán objetivos   de marca encaminados a la mejora de las aptitudes, habilidades y competencias profesionales:

-          Formación tradicional, coaching, entrenamiento,  mentoring…

-          Autoformación (lectura, seguimiento de blogs de referencia, tutoriales on line…)

La calidad es condición necesaria para generar una marca personal, pero no es suficiente.

LA CALIDEZ – Capacidad de entregar la propuesta de  valor generando una corriente afectiva que nos conecta con el cliente, sensibilidad   y empatía, sintonía. Sentirse cómodo en la interacción, dar valor a la relación antes que al resultado,  incluso que la relación sea también un fin en sí mismo. La calidez nos permite crear un ambiente propicio, una experiencia única y memorable que deja una huella más profunda cuando se une a la calidad.

Creo que cada persona posee diferentes habilidades para expresar y transmitir calidez. Por ello, el autoconocimiento es fundamental para determinar y desarrollar aquellas habilidades que nos permiten generar ese “calor”. De modo general, la calidez tiene que ver con:

-          Elegir el entorno  apropiado para entregar la propuesta de valor al cliente. Desde el lugar y momento de contestar una llamada, al lugar  donde nos reunimos, a la forma en que redactamos un correo electrónico o enviamos cualquier mensaje al cliente.

-          Acercarnos al diseño y al arte.  Nuestro producto/servicio tiene que tener un diseño que nos diferencie, que facilite la vida del cliente y  que lo haga atractivo de algún modo.

-          Detectar “cuando no es el día”.  Todos tenemos días complicados, estados de ánimo bajos, circunstancias adversas, … A veces es preferible posponer un encuentro con el cliente si no  estamos en disposición de  ofrecer calidez en nuestro encuentro con él.

 -          Practicar la empatía.  Como decía Daniel Pink en Una nueva mente. “ Se trata de tener la capacidad de relacionarte y conectar con gente a fin de inspirarles y dar fuerza a sus vidas”.

-          Permitirnos ser vulnerables. El cliente no nos quiere perfectos, nos prefiere humanos. Aceptar de forma natural nuestras limitaciones en un momento dado,  pedir disculpas si nos hemos equivocado, mostrar nuestros sentimientos de forma natural…  está en relación directa con la calidez que generamos a nuestro alrededor.

Al final, y después de todo, de nosotros depende en gran medida que seamos capaces de dejar una huella clara e inolvidable, una mancha  (antiestética, antiética) o un gran vacío.

 

 

 

 

 

Posted in BLOG and tagged , , , , , , .

Deja un comentario