Marca personal y autoliderazgo: el triple foco (D. Goleman)

 

 

“El vínculo entre atención y excelencia se halla detrás de casi todos nuestros logros” Daniel Goleman

Hace tiempo que  venimos comentando que nos encontramos ante un auténtico cambio de época que ,entre otros muchos cambios a nivel de “sistema global”,  de “paradigma”, está teniendo un gran impacto en la dinámica del mercado laboral en general y del desarrollo profesional en particular.

A mi entender el modelo de la MARCA PERSONAL  es el  que mejor se  adapta a dichos cambios. Se trata de un modelo de desarrollo profesional basado en un AUTOLIDERAZGO  que supone “tomar las riendas de una manera activa y definitiva sobre nuestra vida profesional, transfiriendo las “competencias” que antes eran propias de las empresas que velaban por nuestro desarrollo y evolución como profesionales,  hacia cada uno de nosotros. Ello nos convierte, por tanto, en líderes y gestores de  nuestro proyecto profesional”.

Me  parece que es muy interesante y plausible adaptar el modelo del TRIPLE FOCO DEL LÍDER (Focus, Daniel Goleman, Editorial Kairós 2013) a la forma en que, como directores de nuestra YO, SL;  debemos liderar(nos) y gestionar(nos)  esta empresa (la única empresa  que tienes para toda la vida) y nuestra propia marca.

La teoría del triple foco del líder se basa en la capacidad  concentrar la atención (explotar) y variar ésta (explorar) en 3 áreas fundamentales:

1)      FOCO INTERNO. El foco en uno mismo se basa en el autoconocimiento y la autoconciencia. En una primera fase de desarrollo de un proyecto de marca personal  el “foco” precisamente se vuelve hacia uno mismo, tratando de conocer no sólo aquello que es accesible a la conciencia y que  es fruto de nuestra memoria ( conocimientos, habilidades, intereses, fortalezas, experiencia acumulada) sino también  de aspectos emocionales y viscerales (motivaciones, pasiones, sensaciones, emociones). El resultado ha de ser un proceso integrador entre pensamiento y emoción. Como dice Goleman (2013): “El punto adecuado para tomar decisiones inteligentes no solo depende de la experiencia que uno tenga del tema, sino de su nivel de autoconciencia”. La gestión de uno mismo (perseverancia, resiliencia, orientación al logro de objetivos, autorregulación emocional, y sentir el modo en que nuestras decisiones afectan a los demás) es esencial para el desarrollo de un proyecto de desarrollo de marca personal con miras a largo plazo.

 

2)      FOCO EXTERNO. En ese momento el foco  ya no está sobre uno mismo sino que se orienta hacia el entorno  y el medio externo. Comprender la realidad, interpretarla y ser capaz de dar respuestas eficaces a partir de la información disponible. Toda marca personal lo es en relación a la relevancia, la diferenciación y la capacidad de sobresalir (por alguna cualidad  concreta) que posee,  dentro del entorno en el que se encuentra o se desarrolla. En  la estrategia de branding personal llamamos a ese entorno “mercado” (también audiencia o público).  Es preciso analizar, conocer y entender la estructura y dinámica de ese mercado para poder generar una marca genuina,   valiosa  y valorada dentro del mismo. Si, además, somos capaces de dar un paso más y extender el foco hacia el futuro con un pensamiento sistémico (“La gran imagen”,  Focus, Goleman, 2013) seremos capaces de innovar, de contribuir desde nuestro proyecto personal al cambio que queremos ver en la sociedad. Como dice Goleman “¿Con qué fin y al servicio de qué estamos poniendo nuestros mejores talentos?”

 

3)      FOCO EN LOS DEMÁS. “La marca personal son relaciones”. Esta afirmación resalta la  gran importancia que supone para la persona ser capaz de poner el foco en el otro para dejar “huella” en él. La “empatía” (la capacidad para ponernos en el lugar del otro y comprender sus emociones y sentimientos) es la base para establecer vínculos con los demás. La empatía como habilidad que se  adquiere con la práctica requiere que silenciemos nuestro discurso interno y desarrollemos la “escucha activa”  (“La enfermedad más común del liderazgo consisten en no saber escuchar”, Focus, Goleman, 2013). El impacto y la influencia de nuestra marca personal está  en relación directa con la calidad de nuestras relaciones.

 

Los tres focos se interrelacionan entre sí, por tanto, de nuestra capacidad para concentrarnos y variar el mismo en función de las necesidades de cada momento, lograremos ser mejores autolíderes de nuestro  propio proyecto profesional. Tu marca profesional  necesita los TRES FOCOS. El brandig personal  debe contemplar e integrar a todos ellos.

Posted in BLOG and tagged , , , , , .

Deja un comentario