Marca Personal: El puente entre el talento y el empleo

“El que quiera ser líder debe ser “puente”

Proverbio galés

 

El pasado día 30 de septiembre se celebró en Alicante el Primer Foro de Talento y Empleo organizado por la prestigiosa  escuela de negocios Fundesem.

En ella tuve oportunidad de impartir una charla sobre la importancia de la marca personal en el entorno profesional y varios talleres  sobre entrevistas de trabajo.

La primera idea de la que partí era  establecer  qué lugar ocupaba la marca personal entre estos dos conceptos tan intrínsecamente unidos en el entorno laboral actual, talento  y empleo. Mi conclusión es que la marca personal es el puente que une a  ambos. Si seguimos el orden lógico de una estrategia de branding personal es fácil entender porque.

  1. El primer paso es definir la “marca”. Sin talento no hay marca. Por tanto, se trata de identificarlo. Más allá de las múltiples definiciones del término, en su sentido más pragmático entiendo el talento como la capacidad para conseguir aquello que quieres. Esto requiere una adecuada combinación de aptitudes, actitudes, motivación y/o pasión por algo. Una vez identificado y definido hay que apostar por desarrollarlo y hacerlo crecer para destacar en un área concreta.

 

  1. Lo que ofreces.  ¿En qué vas a “emplear” tu talento? Las persona no somos el producto, lo es el resultado de lo que hacemos a partir de nuestros talentos. Por tanto, hemos de  desarrollar nuestra cartera de servicios de valor diferencial. Tampoco hay marca sin un producto/servicio al que asociarlo. Si no lo tienes, caes en el error de venderte a ti mismo.

 

 

  1. Posicionarte. ¿Por qué me elegirían a mí? En esta parte nos corresponde determinar cual es nuestra promesa de valor diferencial y relevante para un mercado. No somos todo para todos. Por tanto, en esta fase es importante determinar lo que llamo el “encaje”. ¿Quién me necesita? Si lo define, afinarás más en  tu propuesta de valor resaltando los elementos relevantes para tu público/s objetivo/s.

 

  1. Comunicación y visibilidad. La notoriedad es fundamental. Darnos a conocer, relacionarnos. Nuestra red de contactos es nuestro capital relacional y es quizá el elemento más importante de nuestra marca personal.  Aprovechar, también,  todos los medios a nuestro alcance integrando de un modo coherente nuestra  presencia en el mundo real y en el mundo on line.

 

 

  1. Finalmente entender claramente como son los nuevos empleos. Da igual si te dedicas a la contabilidad, a la informática, a la enfermería o eres consultor, actor o cirujano. Siguiendo a Daniel Pink (Una nueva mente, 2009), los  empleos del futuro (y del presente diría yo) van a requerir:

-          Don de gentes e inteligencia emocional

-          Imaginación y creatividad

-          Pensamiento experto: especialización (tu concepto)

-          Comunicación compleja (persuadir, explicar y transmitir de diferentes maneras interpretaciones de la realidad)

-          Motivación intrínseca

Así pues, cuando trabajas desde tus talentos y los pones en valor (marca personal) es mucho más fácil encontrar el proyecto (empleo)  que te permita  precisamente eso,  “emplearlos”.

Posted in BLOG and tagged , , , , , , , .

Deja un comentario