disrupcion

Marca Personal Disruptiva: ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo nuevo?

“Las empresas no son disruptivas, la gente lo es” Whitney Johnson, Autora del libro “Disrupt Yourself”, 2016 y una de las 50 mujeres más influyentes del mundo en ‘management’.

 

He leído un interesante artículo publicado en el Periódico del talento,  publicación digital  que dirige Santiago Puebla, titulado “Los diez retos en la  Gestión del Talento para 2018”. En este interesante artículo se recogen las conclusiones del WOBI (World Of Business Ideas) en materia de talento y empresa. Todas ellas están recogidas bajo el concepto  paraguas de  ‘Humanification’ (humanificación). Esto supone potenciar al máximo  competencias inherentemente humanas, como la diversidad y la creatividad, para garantizar el éxito empresarial.

De los diez retos me ha llamado poderosamente la atención el concepto de la disrupción personal. Un concepto que ha desarrollado ampliamente Whitney Johnson, autora de un libro precisamente con ese título y que , traslada el significado de disrupción entendida como “cambio brusco, súbito” que tanto se ha aplicado a la innovación empresarial, al ámbito personal. Para esta autora, son las personas las realmente capaces de generar ideas “disruptivas” que trasladadas a un modelo de negocio consiguen cambiar de forma radical  las reglas de juego de un sector o mercado, alejándose totalmente de la competencia e incluso anulándola (océanos azules). Ejemplos de ello son empresas como Amazon, Nexflix, Apple… cuyos productos o servicios no son mejoras de productos anteriores, sino creaciones, formas totalmente distintas de hacer las cosas,… que literalmente cambian nuestros hábitos y las reglas de juego empresarial.

En una entrevista publicada a esta autora, Whitney considera que en nuestra  carrera profesional hemos de aplicar el concepto de “disrupción” a fin de aumentar nuestra empleabilidad y lograr nuevas metas profesionales. Las ideas que la autora expone son muy coherentes con  el concepto de MARCA PERSONAL, que incluye siempre aspectos tan esenciales como la identificación de tus fortalezas y talentos para poder destacar, la diferenciación, la relevancia en un entorno determinado y para unos clientes o nicho de mercado concreto, el uso de la tecnología como palanca y refuerzo para nuestra marca y para el trabajo que ofrecemos.

Algunas ideas para ser disruptivos y ser capaces de innovar a nivel personal sugeridos por esta autora son:

  • Pasar de una curva de aprendizaje a otra y luego seguidamente pasar a la siguiente. Es esa capacidad de la que tanto se está hablando; la capacidad de aprendizaje (‘learnability’ en su acepción en inglés). Identificar cómo aprendemos mejor es clave, despertar nuestra curiosidad y no dejar nunca de aprender.

 

  • “Nos sobrevaloramos en lo que no somos y no subestimamos en lo que somos”. La autora sostiene que damos valor a aquello que nos ha costado esfuerzo y, por tanto, no damos prioridad a nuestras fortalezas (“aquello que te sale de una forma tan natural como respirar”) porque no requieren esas dosis de esfuerzo. Sin embargo, serán estas las que te permitirán sobresalir y diferenciarte. Si apuestas por potenciarlas las convertirás en tus talentos.   Y ya sabemos que sin talento no hay Marca.

 

 

  • “Todo trabajo tiene un componente funcional y otro emocional. El trabajo emocional implica sentirse desafiado y útil”. Los desafíos implican que seamos capaces de probar cosas nuevas, correr riesgos, volver a sentirnos “aprendices” y ser humildes para aceptarlo. Si nuestra Marca no incluye ambos componentes, lo que hacemos y el reto o desafío que supone hacerlo para buscar la mejora continua, no será sostenible en el tiempo.

 

  • La tecnología. A nivel personal también estamos sometidos a nuestra propia “transformación digital”. Las competencias digitales son esenciales en este nuevo entorno profesional, como también lo es que nuestra Marca ocupe un espacio en el mundo “on line” (nuestra huella digital). Como sostiene la referente en Tecnología e Innovación en España, Silvia Leal, la innovación se produce por una mezcla de ingenio y pasión y un adecuado conocimiento y uso de la tecnología disponible (palanca para el talento personal y organizacional).

 

 

  • Arriesgarnos a hacer cosas nuevas nos hace más felices. Esta afirmación de la autora tiene además un correlato fisiológico. Pues cuando hacemos algo nuevo y diferente, además de la experiencia psicológica de sentirnos retados y útiles, se segrega dopamina en el cerebro que produce una sensación placentera de acción.

 

La época estival es un gran momento para repensar nuestra Marca, relajarnos y romper con la rutina. Un momento ideal para probar cosas nuevas,  ser “disruptivos” con nosotros mismos y retarnos. Además en los estados de relajación y alejados del contexto habitual de trabajo es mucho más fácil que aflore la creatividad, antesala de la innovación.

No solo se trata de marcar la diferencia, también de crearla a través de la DISRUPCIÓN PERSONAL.¡ Déjate sorprender por lo que eres capaz de hacer!

Posted in BLOG and tagged , , , , , .