humanismo

Humanismo y Marca Personal

 

“Nada humano me es ajeno” Publio Terencio Africano

Hace una semana tuve el enorme privilegio de presentar mi libro “Saltar de la Pecera. Una historia de Marca Personal” en  la escuela de negocios Aliter en Madrid.  No podría haber ocurrido en un espacio mejor, y es que Aliter es una escuela “diferente” y basa esta diferencia en su defensa del Humanismo. Aliter significa literalmente: “otro modo”. Su propuesta de valor está basada en apostar por conciliar la revolución tecnológica con el humanismo.

Creo que el marco para presentar mi libro no podía  estar más alineado con los pilares que a mi juicio sostienen el concepto de “Marca Personal”; el Humanismo por un lado, el valor supremo de la persona, y la tecnología, por otro, como medio para  comunicar nuestro valor profesional y humano. Lo uno sin lo otro, no es marca personal.

¿Qué es el Humanismo?  Me encanta la explicación que de este término nos dio Juan Carlos Cubeiro  hace un tiempo  para el blog  “Domingos Cervantinos”, un blog   que  profundizaba en el significado de palabras de nuestro idioma. Así definió y contextualizó este término el citado autor:

“El Humanismo, como sabes, es un movimiento intelectual, filosófico y cultural que surgió en ciertas ciudades italianas en el Quattrocento, el siglo XIV. “Humanitas” significaba filantropía, amor a nuestr@s semejantes, y se simbolizó en un tipo de letra que sustituyó a la gótica. El pensador toscano Coluccio Salutatti (1331-1406) llamó en 1369 “studia humanitatis” a un tipo de estudios más práctico, distinto de los “studia divinitatis” de los escolásticos. Entre los grandes humanistas, Erasmo de Rotterdam, Tomás Moro, Juan Luis Vives y por supuesto Miguel de Cervantes (creo que ‘El Quijote’ es la cima del Humanismo). Es una lástima que el Humanismo fuera arrollado por el Capitalismo, en su versión más salvaje y descarnada. Sin embargo, está siendo superado por el Talentismo, una nueva era en la que el Talento, merced a la tecnología, es más escaso –y valioso- que el Capital, una nueva época en la que triunfan las empresas “Human Age”, las organizaciones humanistas.

Conviene diferenciar el Humanismo, lo Humano, de la Persona y del Talento. Humano proviene de “Humus” en latín, la tierra fértil, que se cultiva, y éste de “Humo”. Ser humano es ser maravillosamente vulnerable (“Polvo eres y en polvo te convertirás”, Génesis 3:19). “Persona” proviene de “máscara” en griego, y por tanto significa nuestro rol social, el papel que jugamos en comunidad. Y “Talento” es “el buen uso de la inteligencia”, la inteligencia triunfante (José Antonio Marina). No son realmente sinónimos, y sin embargo tienden a converger en la mejor versión de nosotr@s mism@s. Las personas (unidades en el colectivo) somos más humanas cuando nos emocionamos, nos entregamos y nos implicamos, y por tanto empleamos más y mejor nuestros talentos”

En esta era del Talentismo, la persona, lo humano, su talento son el eje central y diferenciador que aporta valor a las empresas ( a las empresas “Human Age” que superan a las “tayloristas” propias del Capitalismo) y a cada uno de nosotros como profesionales. (Descubrir nuestros talentos, ser vulnerables, saber qué rol o roles decidimos jugar en base a lo anterior).

Además, la Tecnología, las nuevas herramientas y medios de comunicación y conexión nos permiten difundir nuestros talento  y valores mucho más allá de las fronteras físicas  y, además,   hacerlo en nuestro nombre (como una YO,SL si lo comparamos con el  modo en que lo hacen las empresas en el mundo ON LINE. Es el paso de la web 1.0 a las 2.0, las redes sociales, las infinitas formas de comunicarse de tú a tú).

A día de hoy, se hace imprescindible, cuando queremos definir nuestra marca, cuando queremos averiguar qué lugar ocupamos en el mundo, cómo podemos contribuir desde nuestros talentos  a un proyecto profesional o incluso vital y qué legado nos gustaría dejar….,volver a la pregunta genuina,  primigenia, de quienes somos (lo explicaba extraordinariamente bien Rubén Montesinos en este artículo de obligada lectura http://rubenmontesinos.com/2017/marca-personal-o-como-ser-diferente-siendo-tu-mismo/)

Quizá, como muy bien explicaba el filósofo y profesor Antonio Medrano en la maravillosa clase de Filosofía y Cultura a la que asistí en Aliter, esta pregunta sin una  respuesta cierta,  nos enfrenta al misterio de la vida, a la búsqueda del significado de nuestra existencia sin cuyo intento de dar respuesta, paradójicamente,  parece que nada tiene sentido. Es necesario indagarse y conectarse con el centro mismo de cada uno para que nuestra esencia nos sea revelada y, solo entonces, pueda ponerse en valor y comunicarse a los demás.

El ‘branding personal’ auténtico  eleva a la persona al nivel de ser único y diferenciado, explora sus talentos y valores y ayuda,  desde este ineludible principio humanista, a comunicar y a hacer explícito y visible a los ojos de los demás lo que le hace relevante (útil, aporta valor) para ellos. La tecnología es solo el medio, lo humano prevalece siempre.

¡Vivamos pues una nueva revolución tecnológica pero profundamente humanista! La revolución de la Marca Personal.

 

 

Posted in BLOG and tagged , , , , , , , .