marca-de-liderazgo-1-638

El liderazgo como marca: líderes centrados en el cliente

…Porque ligar el liderazgo a la reputación a largo plazo es más importante que tener héroes-líderes individuales. Ulrich y Smallwood. “Marca de Liderazgo”.

Una persona es un líder; una empresa que los crea está desarrollando liderazgo. Ullrich y Smallwood. “Marca de liderazgo”.

 

 

Ayer en una reunión con consultores  de Aquora Business Education y una empresa cliente hablábamos del desarrollo de un modelo de liderazgo para esta última. Un aspecto fundamental que requiere definir  las competencias que han de poseer los líderes de la organización para poder llevar a cabo la estrategia de la compañía bajo un modelo de negocio concreto. Una vez establecido el modelo de liderazgo, es mucho más fácil definir  políticas de gestión del talento encaminadas a que los líderes actuales, potenciales o que en un futuro puedan llegar a la compañía  posean esas competencias clave para esa empresa y ese modelo de negocio en cuestión. También, la cultura de la empresa, debe quedar impregnada de ese modelo  y servir precisamente para “modelar” el comportamiento del resto de los colaboradores.

Pues bien, los profesores, Dave Ulrich y  Norm Smallwood, dan un paso más allá en su libro MARCA DE LIDERAZGO (Ed. LIDL 2OO7). Ellos defienden que el estilo o modelo de liderazgo de una organización debe proyectarse para incrementar su reputación en el mercado. Los autores sintetizan el concepto MARCA DE LIDERAZGO como:

“ La identidad de la empresa en la mente de los clientes (y el resto de ‘stakeholders’) hecha realidad por los empleados mediante las conductas de liderazgo centradas en el cliente”. Por tanto, la marca de liderazgo es algo que tiene que  impactar dentro de la empresa, en los empleados, y fuera de ella, en los clientes, inversores,  seguidores…

Para estos autores, como se desprende de la definición entrecomillada anterior, las competencias que conforman un estilo o modelo de liderazgo tienen que incluir sí o sí las expectativas de los clientes, es decir, estar centradas en el cliente y no meramente en unas competencias definidas internamente. Ambas dimensiones (líder y liderazgo, interno y externo) conforman el núcleo de lo que los autores denomina MARCA DE LIDERAZGO.

El planteamiento de estos autores, integra a su vez, la marca personal de los líderes (su reputación y su valoración  como profesionales) con la marca de liderazgo de la organización a la que se vinculan. Para ellos, una  marca personal relevante como líder debe prepararse además, dentro de una organización concreta, para convertir las expectativas del cliente en conductas de los empleados que satisfagan consistentemente las necesidades de aquellos.

Es  fácil entender este concepto mediante varios ejemplos que los autores ilustran en el libro para ejemplificar el liderazgo como marca.

Wal-mart

  • La empresa es conocida (marca en la mente del cliente) por sus precios bajos todos los días.
  • Sus líderes han de ser conocidos (marca de liderazgo en la mente de clientes y de toda la organización) por Gestión eficiente en costes, actuación a tiempo.

APPLE

  • La marca es conocida por su innovación y diseño en productos y servicios tecnológicos.
  • Sus líderes han de ser conocidos por su capacidad para la creación de productos y servicios nuevos, fuera de las normas de la industria.

LEXUS

  • La marca es conocida como una búsqueda incesante de la perfección.
  • Los líderes tienen que ser conocidos por su gestión de procesos de calidad (fabricación y diseño rigurosos, Seis Sigma) para alcanzar la excelencia.

Como conclusiones, podemos considerar, que la marca de liderazgo logra al menos TRES objetivos esenciales hoy en día:

  1. La marca de liderazgo refuerza y da coherencia a la marca corporativa, en tanto que sus líderes muestras comportamientos coherentes con la  promesa de valor de la compañía. Para ello, estos líderes, como ya hemos dicho, integran su reputación y marca personal, con un determinado modelo de competencias de liderazgo propios de la organización a la que pertenecen. Además estas competencias están centradas en las expectativas de los clientes. La organización, en su conjunto, actúa de un modo determinado que es reconocido dentro y fuera de la misma.
  1. Una vez definida la marca de liderazgo de una compañía es mucho más fácil establecer una estrategia de dirección de personas que incluye tanto los procesos de selección y acogida de nuevos líderes, su desarrollo y formación dentro de la compañía e, incluso, su posible incorporación a un proceso de recolocación futura. Todo ello es posible porque está muy claro cuál es el modelo de liderazgo que poseen esos profesionales y, gracias a la marca, ese modelo es reconocido también externamente.
  1. Finalmente, en un mundo hiperconectado, transparente, donde los consumidores o clientes cada vez más pueden interaccionar de tú a tú con las personas que integran las organizaciones, es fundamental que la “imagen que todas ellas proyectan hacia el exterior sea congruente con los valores, la cultura y la promesa de valor de la empresa”. Son los líderes los que han de promover en todos los empleados y colaboradores comportamientos coherentes con esa imagen de valor percibida por el cliente. Ellos, desde un modelo de liderazgo concreto, han de hacerlo posible.

Recomiendo la lectura de este libro para ir un paso más allá, para que  el modo en que una empresa ejerce su liderazgo, se convierta en una forma más de dejar una huella de valor y diferencial en la mente y en el corazón de sus clientes, de sus colaboradores (sus embajadores de marca dicho sea de paso), de sus futuros o potenciales líderes o colaboradores, de inversores, de la sociedad en su conjunto.

Posted in Noticias and tagged , , , .