reloj-de-arena-173765

El factor T de la marca personal: Cuestión de tiempo

 

Un amigo mío suele decir que en la vida todo es cuestión de tiempo. Opino que no le falta razón, pues eso es la vida misma, tiempo. No  tenemos otra cosa, y a menudo,  o casi siempre nos parece que nos falta tiempo para casi todo.

En marca personal, o más concretamente, en el desarrollo de una marca que nos posicione y nos haga relevantes en un entorno determinado, como no podía ser de otra manera el factor tiempo es clave. El branding personal es un proceso y como tal requiere de una serie de acciones planificadas en el tiempo para lograr unos objetivos y que los resultados deseados se materialicen. En este sentido, siempre digo, que un proyecto de marca personal puede tener una fecha de inicio (de forma consciente y deliberada) pero no una fecha de fin. La huella que dejamos en el mundo y en los demás puede llegar a transcender nuestra propia existencia física. A esa huella la llamamos legado.

El branding personal, como proceso estratégico, puede ayudarnos a optimizar ese tiempo (limitado) del que disponemos, puede contribuir a darle sentido,  y puede predisponernos a acceder a mejores oportunidades profesionales. En definitiva, es poner el tiempo a nuestro favor trabajando en tres aspectos clave que tienen que ver con el tiempo:

FOCO.- Poner la atención y los recursos de los que disponemos (el tiempo suele ser el principal de esos recursos) en un grupo concreto de estímulos (que luego llamamos objetivos). Enfocados en un objetivo concreto optimizamos enormemente nuestro tiempo dedicado al desarrollo de una marca personal fuerte:

  • Tiempo dedicado a nuestro desarrollo profesional. No podemos ser expertos en todo, cada vez menos, pues aunque hoy el acceso a la información es más fácil y rápida de lo que  ha sido jamás, justamente eso nos hace perder la atención y no ser capaces de concentrarnos para aprender y mejorar un área concreta. En este aspecto tan importante de la marca como es mantenernos actualizados de manera permanente siempre propongo:

  • Identifica los verdaderos maestros (que no gurús) de tu especialidad. Léelos y si están accesibles en medios sociales sigue sus publicaciones y contacta con ellos (algunos son personas muy cercanas).
  • Se autodidacta: No todo son costosas inversiones en formación, la lectura de libros, blogs, artículos de nuestra especialidad requieren más tiempo que dinero.
  • Y sí, destina parte de tus recursos económicos a formación de calidad. La inversión en formación es la más rentable de las decisiones que puedes tomar para tu presente y futuro profesional.

RELACIONES INTERPERSONALES.- Ningún objetivo de marca personal puede lograrse desde el “yo” únicamente. Muy al contrario, en una economía colaborativa e interconectada como la que nos ha tocado vivir, el trabajo en equipo y nuestra capacidad para establecer relaciones valiosas con los demás es otro factor clave de éxito profesional. Y he aquí, que el factor tiempo vuelve a ser decisivo. ¿Le dedicamos tiempo a los demás? ¿Tiempo de verdad, de ese que llamamos tiempo de calidad?  Todas mis charlas terminan con este retruécano: Si quieres que tu marca sea importante para los demás, los demás tienen que ser importantes para tu marca”. Cultivar relaciones de tú a tú con la gente con la que compartes proyectos profesionales es vital para el crecimiento  de tu marca. Coge tu agenda y que en ella existan “ventanas de  tiempo” para:

  • Conversar con tu equipo de colaboradores, jefes, compañeros, clientes, amigos, familiares.
  • Deja a un lado todo aquello que pueda romper  esa conversación si no es estrictamente necesario (silencia el móvil, despega la vista del ordenador…) y dedica ese tiempo a escuchar, preguntar, responder, animar, motivar, discutir, disentir, aceptar, refutar, sonreir, sugerir, aportar, soñar (despiertos), compartir…
  • Haz esa llamada pendiente, devuelve ese mensaje olvidado en la bandeja de entrada, habla con un desconocido que casualmente hoy lleva el mismo trayecto que tú en ese avión, tren o autobús. ¿A qué estamos esperando? El tiempo no espera.

VISIBILIDAD.- Yo defino el objetivo del branding personal como pasar de talento conocido a talento reconocido. La visibilidad relevante es dedicar parte de nuestro tiempo a aportar valor a una comunidad que hoy, gracias a la tecnología, no conoce fronteras físicas y nos abre un mundo lleno de oportunidades. Aquí la cuestión no es estar, sino que ese tiempo dedicado a conectarnos y dar a conocer nuestra propuesta de valor, aporte eso mismo, VALOR para nosotros y para los demás.

En este sentido que tu tiempo invertido en que tu talento sea reconocido más allá de tu entorno inmediato tenga que ver con:

  • Aportar y compartir conocimiento e información de valor. Documenta tus contenidos, depúralos antes de exponerlos y expresa tus puntos de vista y opiniones.
  • Comparte información veraz y de fuentes fidedignas. Hacernos eco de cualquier información que circula por la red con poco o ningún fundamento nos hace perder valor.
  • Todo lo anterior no está en contra de resultar divertido, provocador a veces, y mostrarnos humanos. Debatir, contrastar opiniones y, siempre, contestar a aquellos que comentan nuestras aportaciones es una forma de hacernos relevantes de una forma auténtica y honesta.

¿Y todo esto hasta cuándo? Todo el tiempo que tú quieras. Decía Picasso:

“Me ha llevado mucho tiempo llegar a pintar como un niño”.

Lo que de verdad importa, ¡Requiere tiempo! Para las marcas el tiempo es un valor per se “casa fundada en 1929… En tu casa desde hace más de … años”

Así es, la cosas buenas perduran en el tiempo, incluso en este mundo VUCA.

 

 

Posted in BLOG and tagged , , , .