Descubriendo a César Piqueras

1. ¿como llega un ingeniero técnico industrial a convertirse en coach ejecutivo?
En el 2005 me plantee un cambio importante en mi vida profesional, después de dirigir equipos durante años descubrí que tenía que pasar de la parte técnica a la parte humana y de que no tenía que conformarme con un equipo, que podría ayudar a cientos de ellos. Dejé mi anterior trabajo en el 2006, me fui a vivir y estudiar a Londres y en el 2007 empecé a realizar programas de desarrollo para empresas y equipos. Desde entonces trabajo en España desarrollando organizaciones y ayudándoles a conseguir mejores resultados a través de las personas.
2. Desde tu punto de vista, ¿Qué aporta el coaching a las empresas y a los profesionales?
El coaching es una herramienta de desarrollo. La principal aportación del coaching a una persona o un equipo es la ampliación de la conciencia, es decir tienen una mayor visión gracias al proceso de reflexión que supone el coaching. A partir de ahí aporta claridad en los objetivos que se desean conseguir y finalmente acción. De forma que el coaching nos ofrece mayor conciencia, con la cual podemos ver más opciones, hacer mejores elecciones y por lo tanto tener mejores resultados. Reflexión, objetivos, acción sería un ciclo que cualquier persona vive en un proceso de coaching.
3. ¿crees que la figura del coach es indispensable para el desarrollo del talento en las empresas?
No, la figura del coach es una figura más y es de mucha ayuda. El talento se puede desarrollar de muchas formas, desde la formación (de impacto, no toda), mentoring, planes de carrera, o simplemente crear un clima positivo que genere ideas y espacios para el crecimiento. El talento se desarrolla si creamos climas para que lo haga, para ello el coaching o la empresa que crea una cultura potenciadora del talento suele tener muy buenos resultados. Hay que tener en cuenta que el coaching además se puede ejercer desde tres lugares distintos: Como coach externo, como coaches internos de la propia organización, o con el enriquecimiento del estilo de dirección de personas más basado en el coaching (Líder-Coach). Después por las personas a las que afecta podríamos decir que el coaching puede afectar a una persona, un equipo o puede formar parte de una intervención completa en la organización.
4. Como hombre polifacético que eres; escritor, docente, conferenciante y coach. ¿con cuál de estas facetas disfrutas más? 
La de escritor. También tengo un “César introvertido” dentro de mi que disfruta mucho retirándose a cualquier lugar a escribir, disfrutando de la reflexión y la calma. 
5. ¿cómo pueden “salvarse”  las empresas en esta nueva era o cambio de época en la que estamos?
Invirtiendo tiempo y recursos en sí mismas. Pensando que importa más el cómo que el qué, y por lo tanto adquiriendo nuevas formas de: 
-Competir. Encontrando formas basadas en la cooperación. 
-Dirigir personas. Basadas en la invocación de lo mejor que hay en los demás. 
-Relacionarse con su entorno. Y viendo oportunidades que antes no veían.
-Mirar al futuro. Pensando en el largo plazo. 
-Servir. A la sociedad de la que forman parte, además de a los clientes, accionistas, empleados y proveedores.
El problema de muchas empresas es que no se paran a pensar cómo funcionan y cómo pueden mejorar. Han perdido de vista el principio de mejora continua. 
6. El título de uno de tus libros le da la vuelta al dicho popular ver para creer, ¿por qué creer para ver?
Porque la forma de conseguir algo es creyendo en ello. Mediante nuestra actitud nos predisponemos para el éxito o el fracaso, conseguimos resultados en base a nuestros pensamientos, creencias y actitudes ante la vida. Si voy caminando y creo que me voy a caer así será. Si confío en el éxito de un proyecto, saldrá bien. La realidad que vemos fue previamente el deseo de muchas personas. Por este motivo creo que hay que creer para ver. 
Hay múltiples investigaciones que demuestran este efecto Pigmalion. El efecto placebo tan conocido en medicina funciona también al revés como efecto nocebo. No hay que sentirse víctima del entorno sino protagonista de la vida. Yo decido crear mi realidad cada día, no puedo echar la culpa a nadie si tengo unos resultados u otros. 
7. ¿Qué  huella te gustaría dejar en este mundo? ¿cómo te gustaría ser recordado?
¡Qué transcendental Cristina! Gran pregunta. 
Honestamente (y me lo tengo que mirar) no me importa demasiado ser recordado cuando no esté por aquí. Quiero ser feliz mientras viva y ayudar a otras personas a serlo. El mundo siempre será un lugar interesante para hacer cosas por el bien común, así que si no estoy yo estarán otros, hay millones (¡billones!) de personas con una sonrisa estupenda y un corazón gigante. Si puedo ayudar a que eso sea así lo intentaré en estos años que quedan. No se trata de hacer grandes acciones, una simple sonrisa puede cambiar el mundo.
8. ¿Qué es para tí la felicidad? 
En mi caso está relacionada con ser coherente a mis valores (es decir, no traicionarme a mi mismo), con compartir con otras personas (mi mujer, mi familia, mis amigos, mis clientes) y con tener alguna que otra meta, desde escribir un nuevo libro, a tener que pintar la terraza. Dicen que hay que para ser feliz hay que tener algo que hacer, alguien a quien amar y algo que esperar. Tengo suerte de tener cumplir las tres condiciones.
9. ¿es César Piqueras un hombre feliz?
En ocasiones. Creo que la felicidad (como en el cuento del “Reloj parado a las siete” de Papini) se puede degustar en ciertos momentos y eso es maravilloso. He vivido segundos de felicidad absoluta en algunas ocasiones de mi vida y sé lo que es. Por regla general me considero una persona satisfecha y caminando en la dirección adecuada. Me debato a menudo entre la idea oriental que nos habla de la felicidad como la ausencia de deseo y la idea occidental que nos dice que para ser feliz hay que tener algo que ahora mismo no tienes. Así que ahí estoy yo, navegando entre estas dos aguas, a veces me falta algo y a veces lo tengo todo. 
Y en el camino creo que soy feliz, aunque es una pregunta que da para mucho y la dejo para que la respondan las personas que me conocen. Aunque analizando el tamaño de mi respuesta, me doy cuenta de este tema lo tengo medio resuelto, jeje. Con lo fácil que sería un “sí”, “no” o “a veces”. 
Si alguien quiere algo de mi mis coordenadas son www.cesarpiqueras.com, César Piqueras en Facebook y Linkedin y @cesarpiqueras en twitter. Ha sido un placer compartir contigo Cristina, nos vemos pronto.
Posted in BLOG and tagged , , , , , , .

Deja un comentario