cristina-mulero-strateachers

Cuando tu Marca Personal y TÚ son los mismo

“Marca Personal es lo que dicen de ti cuando no estás presente” Jeff Bezos. CEO  de Amazon.

“Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella cintilante” Nietzche

 

He iniciado esta reflexión con una de las definiciones más populares de Marca Personal.  La mayoría de ellas hacen alusión  a algo que queda en los demás, que dejamos,  nosotros mismos “desde la mirada de otro”. Lo que sienten, piensan, dicen, creen… los demás acerca de uno.

El ‘personal branding’ como proceso estratégico adopta las propias herramientas del branding aplicado a  productos / servicios a la persona, con un objetivo similar al de las marcas comerciales, ocupar un lugar determinado y destacado en la mente de los demás y lograr ser preferidos o elegidos frente a otros competidores.

Este objetivo posee un gran valor en el entorno profesional, donde al igual que pasa en el universo de las marcas empresariales, necesitamos darnos a conocer, diferenciarnos de la competencia y lograr ese proyecto, empleo, cliente que tiene ante sí  otras ofertas. ¿Por qué, entonces, habría de decantarse por nuestra propuesta? ¿Qué la hace más atractiva, diferente, más “elegible”?…

El ‘personal branding’ trata de dar respuesta a esas preguntas, poniendo el foco en ese proceso comunicativo entre nosotros y ese “público objetivo”.

Desde el año 2012 llevo acompañando a personas en ese camino, un poco antes y desde entonces, yo misma he hecho mi propio recorrido, definido mi trayectoria y aplicando lo aprendido en mi propia “marca”.

En esta última etapa, he ido variando de manera sustancial mi manera de entender este trabajo que desarrollamos bajo el concepto de “Marca Personal”. Ahora me siento bastante lejos de lo que, en un principio, me pareció apropiado. No quiero decir con esto que este concepto no tenga su valor ni que el proceso no  me parezca muy oportuno en este entorno laboral, pero el enfoque o “paradigma” desde el que lo contemplo ha evolucionado.

Siempre he partido de dos principios claros para mí (y que comparto con quien fue mi maestro en esto del ‘Personal Branding’, Andrés Pérez Ortega):

  • No SOMOS una marca. Somos personas que podemos desarrollar algo parecido al concepto de MARCA (un distintivo, una identificación clara, una imagen  precisa…). En cualquier caso, sería un atributo ad hoc y no algo esencial en nosotros. No traspasa ni afecta en modo alguno a lo que SOMOS. Lo que somos genuinamente jamás puede ser asimilado  al término MARCA.

 

  • El ‘Personal branding’ no es “para venderse mejor”. Por principio ético, las personas no son mercancía que puede estar en venta. Este matiz es importante. Lo que es objeto de una transacción y tiene carácter mercantil es el resultado, producto de lo que hacemos y que cubre necesidades o resuelve problemas. A eso en el ‘Personal Branding’ le damos forma de producto/servicio comercializable.

A partir de aquí, y desde la práctica real con muchas personas que han confiado en mí y desde  el trabajo que de forma diaria y comprometida  llevo a cabo sobre mi misma (y con la ayuda de otros profesionales a los que he acudido para mi propio crecimiento personal y profesional) he  ido modificando el enfoque desde el que abordar el trabajo de Marca Personal.

  1. El autoconocimiento. Todos los que nos dedicamos a áreas relacionadas con el crecimiento personal o profesional, coaching, etc. Sabemos que el punto de partida está ahí. En Marca Personal se aborda esta parte para poder definir los atributos de esa marca, sus elementos definitorios y diferenciales, las fortalezas, talentos…Pero como la persona no es un producto, ahí empieza la aparente dificultad. Empezar a decir yo soy esto o aquello es, a menudo, una referencia al pasado, a un conjunto de etiquetas sujetas a la percepción del que se está definiendo, juicios de valor sobre lo idóneo o no de nuestras percepciones sobre nosotros mismos, la brecha entre  lo que dicen otros y lo que nosotros pensamos, la necesidad de sostener una imagen que a fuerza de ser reforzada ya no podemos distinguir si forma parte de nuestra naturaleza o está interiorizada.

 

En general, en la primera sesión, partimos de la desconexión que tenemos sobre nosotros, pocas veces escuchados o directamente rechazando el diálogo auténtico con uno mismo, llenos de conocimientos pero alejados de la sabiduría que nos permite distinguir lo que genuinamente queremos de lo que no, de nuestras potencialidades, de nuestros más profundos anhelos y deseos, a menudo, asustados, desorientados tras un despido, un fracaso profesional o ante la incertidumbre de un futuro complejo y altamente impredecible.

 

Ante este escenario real ¿Por dónde empezar? ¿Cómo abordar estos primeros pasos?

 

  • La escucha- El cliente necesita ante todo EXPRESAR (con mayúsculas) todo lo que siente, piensa, cuestiona… en un contexto de “suspensión” de todo juicio. La escucha se convierte en el objetivo en sí, por lo que, en mi opinión, en esta fase no se  interviene con preguntas poderosas que, a menudo, desvían a la persona hacia temas que no son esenciales en ese momento. Por tanto, en esta primera sesión no hay grandes preguntas, hay una apertura a todo lo que  la persona necesita expresar, tal y como lo vivencia. Mi experiencia me dice que esta vivencia de expresar y escucha atenta es profundamente liberador para el que habla y una inagotable fuente de información para el receptor.

 

  • - Ser muy claros con el cliente sobre el área en el que podemos serles de ayuda, permitiendo que el profesional pueda recurrir a otros servicios especializados para otros aspectos que no son nuestra especialización. Yo soy Psicóloga de formación, pero mi  trabajo es la consultoría de Marca Personal por lo que, dado el caso, siempre sugiero al cliente que busque ayuda de un especialista en clínica o un terapeuta experto  que pueda  ayudarle, en paralelo, en esos temas. ¡Cuidado con la tendencia a hacer de “psicólogos” o “terapeutas” por el afán de ayudar sin que contemos con  expertise claro en la  materia!

 

 

  • Del presente al futuro.- La verdadera transformación se da cuando el pasado se convierte en una referencia para proyectarnos al futuro, en un “banco de pruebas” del que extraer lecciones pero no en el lugar desde el que nos definimos de una forma categórica. Somos seres dimensionales, con nuestra capacidad para aprender y reaprender, para REINVENTARNOS (en sentido literal)… Por tanto, podemos “desetiquetarnos”  y permitirnos elegir de nuevo a cada instante. Saber que aquello que acompaña a YO SOY… es siempre relativo y está en constante evolución. Es extraordinaria la fuerza creativa que emerge cuando hacemos el planteamiento desde aquí, del ahora en adelante  y no  desde antes hasta ahora… Me gusta en este  sentido el concepto de Fernando Botella (Experto en liderazgo, modelos disruptivos y creatividad, ‘speaker’ y autor de más de 4 libros) de feedforward (frente a feedback). No evaluar el resultado que ya ha acontecido, sino pre-visualizar  el futuro deseado y sus resultados esperados.

 

  • Co-crecimiento.- Todo proceso de acompañamiento a otro requiere la actitud por parte del profesional de ser permeable a aprender también del otro. Siempre, siempre es un proceso en el que ambas personas evolucionan. Considero impagable todo lo que como persona y profesional he aprendido gracias a mis clientes. Incluso como después de un trabajo de Marca Personal he acudido a los servicios de ese profesional. Sin esa disposición, ponemos barreras, no nos permitimos mostrar esa vulnerabilidad que nos permite conectar con el otro. Interesante en este sentido la obra de René Brown y su TED “El poder de la vulnerabilidad”. https://www.ted.com/talks/brene_brown_on_vulnerability?language=es

Con estas premisas, la Marca Personal emerge desde un lugar mucho más real, pues permitimos el SER “en tiempo real” (diferenciado del TENER, del PARECER, del llegar a SER o de lo que FUI) y desde esa premisa,  todo lo demás está basado en LO MISMO”. La estrategia, la comunicación, los objetivos están integrados bajo ese SER reencontrado, redescubierto y abierto al cambio.

Y es en ese momento,  cuando TU “marca personal” y TÚ son lo mismo!

Posted in Noticias and tagged , , , .