365_2

365 días de Marca Personal

 

Ya está llegando a su fin el año 2016 y como es habitual toca hacer balance de lo que ha ocurrido en estos 365 días precedentes. En lo que respecta al tema de la Marca Personal creo que afortunadamente ha sido un buen año para este “concepto” que ha dejado de ser una moda para consolidarse como una necesidad perentoria en nuestro entorno profesional actual; la necesidad de dar visibilidad a nuestro talento. Ello  cobra todo su sentido en un entorno  inestable y  sometido a cambios vertiginosos (lo que varios expertos llaman un mundo VUCA). Ya no vamos a trabajar en la misma empresa toda la vida, vamos a tener que desarrollar habilidades nuevas a lo largo de nuestra carrera profesional, la adquisición continua de  conocimientos será  condición necesaria para vencer la  “obsolescencia” a la que todos estamos sometidos y, finalmente, en un mundo que se acerca al “fin del trabajo”, el empleo adecuado y estratégico de nuestros talentos es la única garantía para poder  optar a mejores oportunidades laborales. Además, hacer evidente y visible lo que podemos ofrecer, no solo es posible sino que es absolutamente imprescindible. El ‘personal branding’ nos ayuda a ello.

Así pues, este año como los anteriores, ha crecido el interés por esta metodología, tanto entre los que aspiran a encontrar un nuevo empleo como entre aquellos que lo tienen y quieren mantener una posición ventajosa en la empresa para la que trabajan y también en el mercado de talento. El llamado “capital social” se está convirtiendo en un importante valor para los profesionales y para las empresas que apuestan por personas que poseen una buena red de contactos real y/o virtual. La Marca Personal  nos ayuda a generar impacto  y, por ende, a hacer crecer ese capital social que puede aumentar nuestra influencia y poder en el entorno o sector en el que trabajamos. Las empresas son cada vez más conscientes de ello.

Este año he usado el eslogan “las  personas preferimos rostros a logos” para hacer referencia a que, con la llegada de las redes sociales, las relaciones entre empresa y usuarios/clientes han cambiado radicalmente. Los usuarios pueden y desean interaccionar con los “rostros” que hay detrás de los logos de las corporaciones. Ahora pueden hacerlo, a través de redes como Linked In, Facebook, Twitter y otras como Youtube, blogs, etc. Esta posibilidad, que bien gestionada puede generar un vínculo mucho más fuerte entre marcas corporativas y consumidores, también posiciona al profesional en un plano de mayor igualdad respecto a la empresa. Por tanto, es preciso alinear la estrategia empresarial y su cultura con la imagen y los valores que transmiten “los rostros” que comunican y se relacionan en nombre de aquella.

Se atisba, por tanto, un creciente interés por parte de las empresas en  desarrollar de un modo estratégico las marcas personales de sus  colaboradores. Muchos de los que nos dedicamos a esta profesión de “personal branders” hemos tenido la oportunidad este año de formar a empleados tanto de empresas privadas como de Administraciones Públicas. Estoy convencida que en 2017 esta actividad irá en aumento, parejo al interés de las empresas por aprovechar y canalizar el impacto personal de sus empleados.

Finalmente, creo que aún tenemos la asignatura pendiente de desarrollar más la marca personal de los líderes. Precisamente las personas que mayor influencia tienen dentro de las empresas, a menudo, carecen de un reconocimiento y visibilidad fuera de las mismas. Algo que sin lugar a dudas resta credibilidad y oportunidades de negocio. El CEO, además, puede con su ejemplo,  liderar la apuesta por la Marca Personal de sus colaboradores. De esta forma, las empresas generan cercanía con el usuario. Aportan el valor más importante para el cliente; la confianza.

Por último, estudios de importantes consultoras ponen de manifiesto el crecimiento  y el interés de las empresas por desarrollar su ‘employer branding’ o su estrategia para posicionarse como una gran empresa para trabajar. En un escenario de escasez de talento, atraerlo y vincularlo es una cuestión estratégica. Más del 80% de la atracción del talento está en relación directa con el liderazgo. Por tanto, hacer del liderazgo de una organización una marca reconocible y que genere atracción es el centro sobre el que ha de pivotar la estrategia de ‘employer branding’ de una empresa. La Marca de Liderazgo será uno de los grandes temas del 2017.

¡Feliz Marca Personal 2017!

Posted in BLOG and tagged , , , .